domingo, maio 31, 2009

Sin título

Estos últimos (tres) días no han sido agradables... no sé qué pasa, o sí sé qué pasa pero no quisiera saberlo.

Interrumpiré mi post (lo estropearé) comentando que ganó pumas la final... yo pensaba que ganarían los tuzos, pero ya ni modo, mañana no voy a soportar a Jorge y a Emmanuel C con su celebración, de hecho, supongo que veré a mi hermana llegar mañana temprano a casa, pues no le gusta el futbol, pero sí el relajo -fin de la interrupción-.

Creo que todo empezó el viernes, con una instructora que está medio loquita, que habla mucho y desespera, que discute cosas tontas y no es objetiva en lo más mínimo. Hizo un comentario que suena a muy cierto, algo que parecía que me tiraba piedras con cada palabra que pronunciaba y desde entonces vienen a mi mente continuamente. ¿Se aplican a mí? porque si algo he aprendido últimamante, es que cada persona sueña con ser diferente a los demás, distinguirse en algo, pero no, es cuestión estadística, existe una moda y una media... y lo más probable es que no me salvo, que yo entre en esa "generalidad" que mencionó la señorita perico. Y eso me entristece mucho, mucho. Me preocupa y más con algunas cosas que me han pasado que confirman todo eso. ¿Cómo cambiarlo? El quitar todo esto de raíz será muy difícil, no es que no lo haya intentado nunca, quizás no lo he hecho con todas las ganas que debería ser, al final he fracasado en este aspecto y en momentos como este me pregunto ¿y en qué he logrado éxito?

¿Así o más depre? ¿Así o más sola?

sexta-feira, maio 29, 2009

Niña voladora

Tenía semanas tratando de recordar una cosa curiosa que dijo mi sobrina. Fue hasta ayer, que volví a estar con la persona a quien le conté de eso, que recordé la plática con la chiquis (se oye muy ridículo eso de "chiquis", ya lo sé, pero es mi "chiquistriquis" :D ) Se los cuento.

Veníamos de la escuela, como a eso de las 17:00 hrs, porque ella sale a las 16:00 hrs y luego pasamos por unas copias, en la papelería había mucha gente, así que anduvimos buscando otras papelerías, y finalmente las sacamos en un café internet. Se sentía humedad en el ambiente, como que llovería pronto. Ya a una cuadra de la casa, bastante cansadas...

- Sobris: ¡Ay, tía! ¿Por qué no volamos como las aves?
- La tía más bonita del mundo (o "yo", sólo por abreviar): ¿Para qué quieres volar?
- Sobris: Pues para no cansarme tanto caminando, así llego más rápido a todos lados.
- Yo: Necesitas alas para volar.
- Sobris: Con los brazos, así, sólo moviéndolos podría volar.
- Yo: Sería mejor con las alas, porque es más fácil deslizarse por el aire. Y además, aún si volaras, te cansarías de recorrer distancias largas.
- Sobris: Ah, pero si me canso ¡¡Me bajo y me voy caminando!! ¡¡Y si me canso de caminar, vuelvo a volar!!

quarta-feira, maio 27, 2009

¿Quién dijo frío?

Se supone que de repente se me ocurren cosas interesantes para postear y no he podido hacerlo. No porque no haya tenido tiempo de sentarme un rato a escribir, sino porque cuando estoy frente a la computadora (por cierto, mi nueva adquisición), se me va la inspiración. Finalmente escribo esto:

Los problemas en el trabajo siguen de a peso (o sea que son muy frecuentes), me dijeron ayer "se supone que saben trabajar bajo presión" y sí, quizás yo no soy la mejor para eso, pero sé distinguir la presión normal de un trabajo y la presión que intenta infundir miedo en el personal. Tenemos encima una amenaza de descuento de salario por no presentar la carga mínima de trabajo. Pretextando que no se trabaja, cuando lo que nosotros hacemos está determinado por el tiempo y la buena disposición de las personas ¿cómo llegar a hacer eso? Como todo servidor público, la señora esta (mi jefa) no comprende que si está ahí y si se va a sacar el trabajo no será gracias a ella, sino a todos nosotros, y si nos tiene amenazados, no sucederá lo mismo con los ciudadanos, a ellos no se les amenazará, porque si no, nos dejan chiflando en la loma. ¿Quién tiene el poder ahí?
En fin, una situación bastante riesgosa y... aprovechando que tengo un lector (o lectora) asiduo a este blog, quien se conecta del IFE, yo no trabajo para ese instituto, sino en el IEDF, y la cosa estgá así. La jefa exige tanto, porque pone en práctica su dicho "de que lloren en su casa a que lloren en la mía..."

Ayer hubo una junta y le expuse mi punto de vista, total, ya me odia de por sí... yo insisto en que debe de buscarse algún novio o amante, y que ahora está teniendo qué pagar el haber dejado en el puesto a gente que le cayó bien, pero que no le ha ayudado en mucho en el trabajo. Y bueno... yo sigo confirmando que tengo un problema con la autoridad, sea cual sea. Siempre ando rebelándome... uy, eso es casi para una sesión de psicoanálisis jajaja.

Ya me voy a trabajar, que para evitar el descuento de una instructora debía de llegar antes de las nueve, claro, ellas nisiquiera llegan antes de esa hora, pero cuando se les dice, mienten asegurando que estaban ahí, igual que el consejero presidente asegura que corrió toda la carrera el domingo. Con esa gente tramposa es con la que trabajo ¿cómo ven? Será que sólo haciendo trampa se logra llegar a esos puestos?... ni me respondan, ya sé la respuesta.


sábado, maio 23, 2009

Plenamente

Comprendo perfecta y totalmente que mi blog sea cada día menos visitado... yo misma, a veces, ni recuerdo darme un a vuelta por él.

Y aunque a veces se me ocurren ideas para escribir algo, finalmente no llega a tomar forma.
Hasta la otra.

terça-feira, maio 19, 2009

¿Qué es?

Y ya me han preguntado más de tres veces ¿Qué es el "Ollin Kan"? Y la respuesta es: ¿No sabes qué es? ¿Cómo has podido vivir todo este tiempo sin saberlo? ... Sí, una respuesta exagerada, como yo.

La respuesta correcta es: "El festival de las culturas en resistencia" Lo organiza la delagación de tlalpan, aquí, en el D.F. Ya está en varios lugares (tiene diferentes recintos) tanto en la ciudad como en el país. Es un festival de música, teatro, danza, cine de todo el mundo, muchas cosas que la gente no conoce. A mí me encanta. Hay cosas muy agradables, otras más divertidas, otras interesantes. Hay de todo, gente culta, gente desastroza, que fuman tabaco o marihuana, que toman cerveza, vino, o algún preparado extraño.

Es un evento que seguramente te puede gustar, porque la gente ahí suele ser amable. Algunos eventos son en lugares cerrados, pero la mayoría y los mejores son al aire libre (y entrada libre). Terminan tarde. Es algo que se debe de vivir más de una vez, porque siempre es diferente, a mí me encantó el de hace dos años, el pasado fui sólo una vez (creo), pero no lo disfruté tanto. Así que si quieren saber más sobre cómo se vive el Ollin Kan... busquen los blogs de mayo de hace dos años... está bien, aquí está el link para que no tarden años en buscarlo como yo.



sexta-feira, maio 15, 2009

segunda-feira, maio 04, 2009

Indignación

Estoy molesta y estoy indignada.

Fue día de ir al médico, andaba un tanto preocupada por lo que podía ser. Finalmente sucedió lo de siempre "todo está bien" y la respuesta que me dieron no me agradó nada. Es cierto, pero no me agradó porque realmente no creo que sea ese el problema. En fin. Sí, estaba molesta.

Junto a la clínica a la que fui, está un hospital del IMSS, donde vi una unidad de atención para personas con síntomas de influenza, me preguntaba qué tan visitado sería ese centro, decidí no quedarme con la duda y me enteré de que, desde hace nueve días están ahí "atendiendo" y que no ha habido NINGÚN CASO DE INFLUENZA en ese hospital, y es grande y es conocido y es concurrido. Sólo gente que se paniquea y que va a decir que tiene gripe. Y es que por el cambio de clima mucha gente puede tenerla.

Anoche mi mamá me contó que una señora tiene a su hermano enfermo en casa "porque ya no hay lugar en hospitales" y se supone que hay menos de 600 infectados en todo el país, de los cuales han muerto sólo unos 20. ¿Y con 600 infectados se acaba el cupo en hospitales de la ciudad? No lo creo.

La semana pasada vinieron unas mujeres, según muy bien informadas, comentaban en casa, que no creían que la OMS se prestara para un juego tan grande, como el atemorizar a la sociedad mexicana con esto de la "epidemia", para encubrir cosas que provocarían mucho ruido si no hubiera un distractor. Lo creí también, y por eso mi indignación crece, porque está sucediendo, porque nos están llevando al hoyo de una manera realmente cruel. Y la gente sigue con cubrebocas y metida en su casa. Y no quieren venir a México, ni por trabajo porque se van a infectar... Si el "ser dejados" no se pega, sería lo único de lo que realmente hay epidemia en México.

Esto es sólo mi punto de vista hasta hoy. Si alguien lo quiere debatir y presentar pruebas de lo contrario, encantada las recibo.

Besos infecciosos e influenciados para todos y todas :D



sábado, maio 02, 2009

Lo esencial

"Lo esencial es invisible a los ojos"

Je je, no, no, no me referiré a frases de "El Principito". Sólo que me preguntaba ayer, mientras miraba sentada en uno de los aparadores del SEARS de enfrente del Palacio de Bellas Artes ¿Cuál es el verdadero atractivo de esta ciudad? De mi ciudad (aunque no la he comprado). Están los museos, teatros, auditorios, etc, pero no hay eventos. No dejan entrar. Muchísimos negocios cerrados. "Sólo falta que empecemos a dar vueltas alrededor del kiosko", comenté. Refiriéndome a la tradición en diferentes pueblos del país, donde la gente sale a la plaza por la tarde-noche y los jóvenes dan vueltas alrededor del kiosko, los hombres para un lado y las mujeres para el otro, con el fin de verse frente a frente y escoger cuál les gusta :D

Aquí necesitaríamos un kiosko muy, muy, muy grande jejeje. Ahí junto, está la Alameda central, sólo la recorrí hasta hoy por la mañana y no había mucha gente y ningún muerto de influenza, sí mucho sol. Mis pulmones se llenaban de virus, los sentía desde que entraban por la nariz e invadían todo... ¡¡¡ay!!! No, qué exageración. Advierto, a todo el público lector (los miles y miles que siguen mi blog), que si de repente dejo de escribir, se debe a que he andado por la ciudad sin ningún cuidado más que el aseo de manos "frecuente", y que por eso seguramente habré muerto ante la FATALÍSIMA epidemia en la que vivimos. Fui a la plaza de la computación, sí, ahí donde es difícil pasar sin que haya contacto con los demás y oh, sorpresa!!!, nadie andaba estornudando (a excepción de cierta persona que conozco) ni con temperatura mayor a 40 ºC, ni síntomas parecidos a influenza... y han estado tan en contacto con todo mundo... Que quede muy claro, luego no digan que no avisé (así como yo me quejo de Wauk)

Ya en otro post me quejé de que no haya los eventos culturales que tanto me agradan de la ciudad, razón por la cual no me adaptaría a vivir en alguno de los pueblos del país, porque no hay tanta variedad. Pero ahora? Creo que el único entretenimiento es ir de compras a los lugares donde aún no cierran. O ir a alguna colonia donde hagan caso omiso de todo esto y vendan comida en los esatablecimientos o en la calle, tengan todo abierto y la gente camine libre sin cubrebocas ni guantes, rian y se diviertan. O ir a las reuniones "clandestinas", porque realmente la orden es "no reunirse", justo en este momento me pierdo de una, pero realmente estoy cansada, aunque no puedo dormir porque hace mucho calor y por eso estoy escribiendo.

Y a pesar de todo lo que está cerrado, mi ciudad sigue siendo diferente a muchas otras, tan sólo por su tamaño, por la cantidad de personas no informadas o muy bien informadas que no hacen caso de las restricciones del gobierno, por sus edificios, por sus parques y jardines, por sus calles semidesiertas de estos días... porque la gente se fue a "infestar" a otro lado.

Y seguiré disfrutando por aquí ;)


sexta-feira, maio 01, 2009

¿Miedo?

Un copy-paste

Publicado el 29 de Abril "Juegos de poder" de Leo Zuckermann.

SOBRE LOS RUMORES


El miedo genera una acción que produce una creencia que, a su vez, incrementa aún más el miedo entre la población.

Los rumores aparecen cuando hay un evento que genera mucha tensión social: una guerra, un desastre natural o una epidemia de un virus que puede ser mortal, como hoy tenemos en México. No voy a repetir la cantidad de rumores que he escuchado estos días. Lo que me interesa es entender qué son y qué papel juegan.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el estadunidense Robert H. Knapp estuvo a cargo de controlar los rumores en el Comité de Seguridad Pública de Massachusetts. Hizo un recuento muy preciso de todos los rumores que escuchó. En 1944 publicó un ensayo titulado “A Psychology of Rumor” (“Una psicología del rumor”) en The Public Opinion Quarterly. Se trata de un buen artículo para entender el fenómeno del rumor que, de acuerdo con Knapp, se define como “una propuesta de creencia sobre un tópico de referencia que es diseminado sin una verificación oficial”.

Los rumores son un caso de comunicación social informal. Según Knapp, tienen tres características. Primero, generalmente se trasmiten de boca en boca. Al multiplicarse de esta forma primitiva, tienden a ser más imprecisos y distorsionados con respecto a la información que se transmite por medios formales. Segundo, supuestamente proveen “información”. Siempre tratan acerca de “una persona particular, de un evento o de una condición”. Finalmente, “el rumor siempre satisface”. Esta última característica es la que más me llama la atención del estudio de Knapp: que el rumor tenga un elemento de satisfacción emocional. Dice el científico social: el rumor “expresa y gratifica las necesidades emocionales de una comunidad de la misma forma que las fantasías y sueños diurnos satisfacen las necesidades de un individuo”.

En su artículo, Knapp provee una lista de las características de un buen rumor. Tiene que ser corto, simple y pegajoso. Debe simplificar las cosas. Entre más lejos esté de los hechos conocidos y confirmados, más puede distorsionar la realidad. Además, tiene que contener nombres, números y lugares que puedan cambiar constantemente y, de preferencia, debe ser atribuido a una fuente de alta autoridad, lo cual le da prestigio y veracidad. Finalmente, tiene que ser compatible con los prejuicios culturales donde se originan, así como con las tradiciones y preocupaciones inmediatas de la sociedad.

Knapp clasificó los rumores en tres tipos. El “rumor deseo” que se basa en la esperanza que tiene la gente de que ya se resuelva una situación adversa. El “rumor espanto” que está cimentado en los miedos y ansiedades de la población. Finalmente, el “rumor agresivo” cuya motivación es dividir y destruir las lealtades de una comunidad. En la actual coyuntura he escuchado muchos rumores en México. Todos comienzan con un “dicen que…” Cuando pregunto quién dice, generalmente me contestan: “pues dicen”. Pero, quién dice, insisto. “No sé, dicen”. ¡¿Quién?! “Alguien que sabe”. Al parecer hay muchos que saben. Y estos sabelotodo diseminan de los tres tipos de rumores: los que apuntan al deseo de que ya termine esta epidemia, los que asustan y los que pretenden dividir a la población en un momento en que se requiere unidad.

Lo más preocupante en la actual coyuntura son los rumores que tienen la intención de generar miedo. Knapp argumenta que, en primer lugar, estos rumores pueden ser muy poderosos porque, “en una situación general de inseguridad, cualquier definición de la fuente y naturaleza del peligro es preferible a ninguna”. En segundo lugar, si el rumor de espanto es acompañado de pánico, resulta “más contagioso debido al peligro que involucra el ignorarlo”. El miedo genera una acción que produce una creencia que, a su vez, incrementa aún más el miedo entre la población. Finalmente, “los rumores de miedo tienen un atractivo particular para aquellos que quieren justificar y racionalizar el terror”. Es decir, hay gente a la que le conviene diseminar este tipo de rumores. Yo me pregunto: ¿quién estará haciéndolo? ¿A quién le beneficia incrementar más el miedo en México?




Yo, por eso, mejor me voy de vaga :D