quinta-feira, agosto 21, 2008

¿Y a tí ya te pasó?

Hace justo una semana recibimos una llamada telefónica, contestó mi hermana Ana. Vino muy contenta con el teléfono diciendo que era mi primo que vive en EEUU y que vendría de vacaciones porque se ganó un premio de no sé qué. Quería que lo fueran a recoger al aeropuerto porque traía unas cosas que había comprado. Mi hermana se puso de acuerdo con él y quedaron en verse en la puerta tal a las 11. Nos pareció extraño que nos llamara para eso, pero también encontramos varias cosas que podían servir como justificación. Al llegar mi madre y el esposo de mi hermana del trabajo, él estaba algo molesto y se fueron de inmediato, ya no le pidió a él que la acompañara al día siguiente, sino que le llamó a mi otro cuñado para que los acompañara. Así quedo todo. Nosotros en casa nos encargamos de tener todo listo por si él quería venir a casa.

Al otro día fui al trabajo y encontré a mi cuñado y hermana que irían por mi primo. Estaba muy contenta pensando que lo vería. Volví ya tarde a casa, aproximadamente a las 5 pues pasé a que me cortaran el cabello. Llamó mi hermana para saber si ya venía. Llegué y pregunté dónde estaban todos. Mi mamá me dijo "pues no vino tu primo y sólo les robaron" ¿Cómo que les robaron? Sí, diez mil pesos ¿Cómo les iban a robar si no llevaban dinero? Si no tienen ese dinero.

Pues sí, espero que no les haya pasado a ustedes y que nunca les pase. Escribir sobre esto, recordarlo y contarlo es bastante difícil, porque uno se siente totalmente timado. No tuvieron que forzarlos físicamente, ni los conocen, es un engaño psicológico bastante pesado. Y si lo cuentas, quedas como tonto y te repites una y otra vez ¿cómo pude caer? Y repasas todos esos detalles que indicaban que no era cierto, que debías desconfiar. Finalmente caíste porque te ganó algo, la falta de comunicación y la emoción y confianza de una persona a la que conoces.

No es difícil hacer este tipo de fraudes, no es difícil caer en ellos, es difícil contarlos. Después de lo sucedido hemos estado contándolo para prevenir a gente que, como nosotros, pudiera caer, y entonces resulta que a todo el mundo le ha pasado!!!, a fulano y a perengano. ¿Y por qué no lo cuentan? Hay gente que cayó con eso de que te ganaste un auto y tienes que comprar tarjetas telefónicas, otros a los que les han seguido molestando por teléfono. Que llama una mujer en una camioneta gritando "mamá me tienen secuestrada".

¿Y cómo sucedió? Si sigues con la duda y quieres enterarte, trataré de hacer un recuento: Cuando mi hermana contestó, le preguntaron por mí, porque el teléfono está a mi nombre y aparece en el directorio, tan fácil como decir ¿Rosa? y ella contestó "no, Ana" (y es que somos las que tenemos la voz más parecida). ¿Si te digo que hablo de EEUU en quién piensas? En Mario. Y de ahí. Sí, se abrieron las puertas para el fraude. El decir un nombre está mal. Mis hemanas siempre se enojan porque les contesto mal a sus amigos. Porque cuando yo contesto pregunto: ¿quién habla? y ¿a quién busca?, nunca digo quién soy ni a dónde están hablando, nisiquiera les repito mi teléfono. Y si no quieren decir, pues que cuelguen mejor. Yo no contesté. Se pusieron de acuerdo para el día siguiente y le dio un teléfono para que estuvieran en comunicación. Nunca lo ví, no nos lo enseñó, era un teléfono de Guadalajara!!! ¿Creen que no notó que era un teléfono de ahí? Pues no tenía nada qué hacer con un tel con 0133, tal vez uno 001 o bien 04455.

Cuando iban hacia el aeropuerto recibió la llamada de ese tipo diciéndole que lo habían agarrado en la aduana por no haber declarado que llevaba dinero. Mi hermana le preguntó que por qué no había depositado su dinero en el banco, que era más fácil. El dijo que no, que lo traía así que eran aproximadamente 350 mil pesos y que los de la aduana querían el 10% para dejarlo ir. Ella le dijo que no tenía dinero, que de dónde iban a sacar eso. Pues consíguelo y yo te lo pago ahorita. No, pues mejor diles que te acompañen y tú les depositas. NO tenemos dinero. Es que ya les dije que se los iba a dar. Yo tengo unos amigos ahí en el aeropuerto, dime quién te detuvo y yo les digo que te dejen. No sé cómo fue que le pasó el teléfono a mi cuñado, le dijo su nombre y él le habló con mucha familiaridad. Entonces el otro sólo siguió pidiendo el dinero. Y ahí estuvo siempre la mala comunicación. Con el apuro, no se contaron que le decía a uno y a otro. Habló otro tipo, según el de la aduana, que le dijo dónde depositar el dinero. ¿De dónde tomaron el dinero? Fueron a pedirlo a algún conocido de ellos, aproximadamente la mitad, lo demás lo juntaron en mi casa. Y depositaron. Estuvieron en mi casa, le contaron a mi hermana (otra), quien yo supuse nunca caería en algo así, pero estaba muy apurada para irse al trabajo, ella llamó al tipo ese desde la casa y notó que no era cierto, le inventó nombres y lugares que él solamente siguió como ciertos. Lamentablemente, ya habían hecho el depósito, el descarado todavía les pedía más. Mi cuñado le llamó y también le inventó cuentos, el otro los seguía y solamente le pudo decir "ya wey, ya me robaste, déjame en paz".

¿Cómo se llegó a esto? Pues es mera presión psicológica y que a los otros no se les fue ni un detalle. Cada cosa que decían, ellos tenían una fuente de información fidedigna.

Total que todos estábamos muy enojados, triste, frustrado y con una deuda ¿quién fue el culpable? Es difícil decirlo, porque debimos haber notado la tranza desde el inicio. Mi cuñado hasta dijo "Y eso me pasa por andar haciendo favores" Y es cierto, el no tiene la culpa, pero tampoco lo obligaron a conseguir dinero. ¿Cómo solucionar? Lo único que se me ocurrió fue dividir la cantidad entre siete personas. Estoy en espera de que me paguen lo que puse de más (y creo que no sucederá).

Esa noche hasta mi pequeñita sobrina soñó con todo ese alboroto. Nuestros ánimos hasta el suelo. Ya se imaginarán.

7 comentários:

::júbilo::haku:: disse...

yo a mis papas no le digo "pa y ma" ni "papa y mama" si no.. distinto... hemos hablado diciendo que el dia que sea una situacion real.. les dire asi..

eso complica un poco caer en panico.. y creer

Sola en el universo disse...

Sí, lo mejor es manejar claves, nosotros tenemos una desde hace tiempo, pero ante esta situación pusimos otra para casos de secuestro o llamadas raras. Porque además los tipos se fueron con la idea de que teníamos dinero :-s

Ruvy May disse...

Que mal que les pasó esto... pero sí tienes razón, esa gente ya se la sabe... sabe cómo manipular a la gente en situación de angustia cuando piensa que alguien querido está en problemas... ojalá nos pudiéramos preparar para pensar más fíamente en esas situaciones, pero creo que es casi imposible...

un saludo y no te achicopales...

Grifit disse...

mmmta
a una amiga le paso eso, pero quien contestó fue la mamá, y por celular, asi que decidio cambiar su celular, porque era mucha la sospecha.

La maldita disse...

Yo aconsejo en el consultorio, en casos de violencia, que también se manejen claves para situaciones de emergencia, pero nunca había pensado utilizarlas en mi familia... y no me parece tan mala idea. Con estas situaciones de hoy día nunca estarán de más, qué triste que tenga que ser así.

I was a sunny rainphase disse...

hola,hola :)

Mireya disse...

Fíjate que a una tía le quisieron hacer lo mismo. Pero les falló porque inventaron que el pariente se llamaba Orlando, y era Rolando el verdadero, así que mi tías les colgó, aunque se puso muy nerviosa. Mala onda de la gente que en vez de trabajar se la pasa haciendo dagas.