quarta-feira, julho 12, 2006

Manías

- Tía Ana, me bañas?
- Sí, Xime.
- Sí, tía, es que tengo piojos...

Todo mientras la niña se rasca la cabeza, metiendo sus deditos entre la cola de caballo del "peinado"

Los piojos de mi peque fueron porque anduvo todo el día de chiva loca pintando y arreglando la casa. Prefirió quedarse a pintar a que la llevara al cine.

Me gusta que no le tenga asco a esos animalejos de seis patas, será que aún no sabe que son señal de poco aseo... bueno, ni los conoce, sólo dice así porque le picaba algo (la combinación del sudor y el polvo)

Tenía unas compañeras en el museo a las que me encantaba contarles cosas de piojos, porque hacían una cara de "fuchi" que no podían con ella... y yo más les decía porque me daba taaaanta risa...

En otra orden de ideas (todo muy propio). Ya no tengo amigos en el trabajo :(
así que a estos dos individuos (no me hago responsable de los ataques que sucedan al ver sus fotografías) ya no los veré ni los saludaré al llegar al trabajo, esas cosas son las que hacen de un trabajo que no

aprecias tanto algo verdaderamente pesado.



¿Qué habrá pasado realmente? Ja... será que sus expresiones no eran muy agradables??? ¿Será que todos esos rumores (de los cuales no me enteré) eran ciertos?... sí, sí, ya se que escribo haciendo creer que sucedió algo interesante, pero no, nada interesante, ni chismes... sólo los de su novia, que a veces era de Paco, y a veces de Daniel, hasta que se enojaba y me regañaba (jajajaja) por andar diciendo eso.

Pues veremos cuánto tiempo más duramos por esos lares de actividad "remunerada"

2 comentários:

Asmodeous disse...

Lástima por los piojos y por sus compañeros...

Lili Evil disse...

Los piojos son feos pero todas/todos pasamos por ellos.

Niñas al fin.

Qué onda con la fiesta porno bloggera droopie... para cuándo.