sábado, fevereiro 11, 2006

Cosas al revés.

Y si me veo al espejo me doy cuenta de las ojeras que tengo. Y si no tomo mi tecito... sí duermo, más abrazando a mi chiquis que se acomoda un poco para dormir aún con los ruidos que se escuchan en su cuarto (y es que ser mamá por unas horas y tener que dormir a la peque es re bonito)... bueno, bueno, decía que sí duermo, pero sueño con todos mis traumas y no descanso. Así que tecito para dormir, mejor, nomás que no tanto, no al menos por la mañana que luego no me aguanto sentada en el trabajo.

Y las cosas al revés, porque cuando salgo a la calle no me importa siquiera haberme peinado y hoy extrañamente regresé a casa y me encontré unos aretes nuevos, así que me los puse, luego encontré mi lápiz labial nuevo y me pinté los labios ¿no es más común hacer eso antes de salir?

¿Qué pasará en esta semana?... regresamos a tener que decidir... a ver qué sale.

1 comentário:

Lili Evil disse...

Ahhhhhhh, estás igual de loca que yo. Yo no me maquillo pero de repente en la madrugada que me quedo leyendo, mensajeándome con alguien por celular, escuchando música o sonseando... me agarro a pintarme la cara. Es divertido y te entretienes, lo malo es la desmaquillada, qué flojera.