sexta-feira, novembro 11, 2005

Hogar

Lo malo de salir temprano de casa y llegar tarde es que encuentro el mismo desastre que dejé en la mañana, y a veces aumentado, tengo menos ganas de arreglar las cosas, sin embargo no puedo ni cenar si no lavo mi taza... voy a lavar una taza y me voy encontrando más cosas qué arreglar, así pasa una hora y el hambre se me fue.

3 comentários:

edesher disse...

tengo uvas lavaditas... ¡¡¡ gustas? no me digas que tambien tienen microbios?
:'(

Yat disse...

Suele suceder :(. Cuandi inventaran algo para que todo este arreglado??? Me cachis con el quehacer es el cuento de nunca acabar!

Fher disse...

Yo lavo, plancho, trapeo...

A 100 peso$ la docena -jaja-.