quinta-feira, dezembro 15, 2011

Redundante



Estaba un poco nerviosa, no puedo negarlo, pero cuando dijeron mi nombre, preguntaron si alguien me acompañaba y pidieron que pasara... comencé a pensar que era algo un poco más serio de lo que yo tenía en mente. Seguí las intrucciones, dos ayudantes y un médico. Un ayudante me dijo "le voy a dar un piquetote" y pensé que no importaba, que no dolería, le pegó a mi muñeca izquierda (bonita hora para que mis venas se ocultaran, cuando siempre andan exhibiéndose), insertó una aguja más gorda que con las que sacan sangre, salió un pequeño dialecito y luego metió la manguera del suero... siguió el oxígeno y algo en el dedo que a cada rato fallaba. "Le voy a aplicar aquí un poco de sedante para que se relaje, va a sentir dolor"  ¡Ja! pensé ¡Dolor!... Y sí, me dolió mucho (snif), el sedante hizo su trabajo sólo hasta cierto grado, porque supongo que desperté cuando empezó a ser insoportable para mí. Sigo sin saber cuál es mi umbral de dolor, a veces sospecho que es muy bajo.

¿Y qué tengo? Lo que ya sabía, supongo que en realidad no encontraron nada especial, aunque dice mi sobrina que cuando expliqué lo que me pasaba pusieron una cara de preocupación. Me he sentido bien respecto a eso desde hace varios meses, casi ocho... imagino que el medicamento ha ayudado, pero si me vuelve a pasar... mejor ya no pienso, porque no sería tan fácil para mí pasar por esto nuevamente.
He dejado de tomar las pastillitas que paran al mundo, y no ha girado otra vez!!! Aunque parece que nunca sabré por qué daba tanta vuelta. 

Estoy bien, ahora es sólo el hormonazo que disminuirá en unos días, que me hace sentir tan sola hoy. Terminó mi semestre y sospecho que no me irá excelente, pero sí bien :D Tendré que empezar a hacer planes, eso de vivir la vida como viene me hace perder un poco el tiempo.

3 comentários:

Renata disse...

espero q te sientas mejor =(

Lauri S disse...

los hormonazos son re jodidos...
siento mucho que te haya dolido :( a mi me operan la semana q viene y tngo mucho miedo!

un abrazo :)

Crónicas Urbanas disse...

Hola Rosa:

No entendí mucho qué es lo que te pasa, pero sea lo que sea, espero sea pasajero.

Los medicamentos bien administrados no debieran ser dejados.

(En un comment señalaste la luna: desde mi balcón se ve así:

http://cronicasdeotros.blogspot.com/2011/06/me-gustas-cuando-callas.html

Me gusta la luna en mi balcón).

Saludos, que estés bien.
Daniel.