domingo, julho 06, 2008

Estela


Tenía un poco de nostalgia de poder utilizar "la profundidad de campo" en sus fotografía. Con la cámara digital que tiene no es posible, pero sin querer tomó esta foto. Algo extraña no? y sí se ve desenfocado al fondo. Le gustó.

No acierta a expresar qué le causa este estado extraño. Tal vez no es una sola cosa, quizás son varias que se conjugan, quizás es la misma de siempre (o dos mismas de siempre).

Pareciera que no es ella misma porque sus vacaciones inician el jueves por la tarde, si fuera ella ya tendría boletos en mano y estaría lista para salir corriendo a algún destino que no conoce. Sin embargo, aún no sabe a dónde irá y si acompañada o sola, si a visitar y conocer a alguien o no. Por un lado quiere estar sola, por otro ¿para qué seguir siempre sola?. No es ella.

Hoy preguntaron por "Estela" al sonar el teléfono que nisiquiera escuchó porque estaba dormida a las 8:30 de la noche. Cansada. Estuvo durmiendo en el trabajo y un poco molesta porque la gente que llamaba la despertaba (estaba trabajando y no podía dormir). A ver cuántos ceros vienen. Resulta que en una de esas la imagen de ese que le gusta(ba) se cruzó ante ella y le extrañó mucho, más porque es domingo. Al mismo tiempo un tipo de al lado le preguntó algo y la regó gacho, pero bueno, ya pasará, espera que no haya consecuencias malas de eso. Pero sí despertó un poco al descubrir que él estaba ahí.

Como no tiene amigas(os) en el trabajo, sólo le ha contado a una compañera lo que sucedió, pero hoy, justo hoy, no se sentó cerca de ella, le quería contar pero estaba ocupada. Mejor se fue y pasó a saludarlo, porque el otro la había visto y la cosa (re)comenzó, pero de una manera un poco diferente. Pronto se volverá a ir, y qué bueno...

La persona que preguntaba por "Estela" es alguien a quien no ve desde hace mucho, muchísimo tiempo, no sabe cuánto, unos 6 años al menos. Aún está un poco impactada por eso. Antes platicaban mucho por teléfono, horas quizás, al menos una vez por semana y pocas veces se vieron. Una de tantas "amistades" (porque la cosa siempre fue unilateral, ella escuchaba pero no la escuchaban) que fueron y terminaron, que ahora parece que no siempre terminaron del todo. ¿Para qué llamar? ¿Cómo es que de después de tanto tiempo se conserva ese teléfono? Ella fue sincera, primero preguntó quién era pues ni le pasaba por la mente esa persona, lo recordó porque tampoco es tan olvidadiza. Le dijo que ella no conservaba su teléfono, o que al menos no lo tenía a la mano, andará escondido en algún lugar de la inmensidad de desorden. Resultó que llamó para un consejo ¿consejo? pues está bien, ya algún día cobrará por eso. Y con un "luego vamos a tomar un café", ahora ella utilizó la frase que tanto odia para darle la oportunidad de no volver a llamar nunca "tú me avisas".



2 comentários:

Gabriela disse...

Excelente!!!!, tus palabras muy oportunas.

Sludos cordiales.

G

セルヒオ disse...

Iba a decir algo parecido a quién comentó arriba, pero creo que es spam... :P

...está bonita la foto.... del post, pues me gustó el estilacho, es como narración de película... :D