domingo, março 02, 2008

Promesa no cumplida.

Ayer rompí una promesa.

Hace varios años (8-9) tenía discusiones con mi hermana mayor, algunas cosas me molestaban y yo terminaba gritando y pidiéndole se fuera de mi casa. Un 12 de diciembre nos invitó a celebrar su cumpleaños, a su casa, claro. Creo que todo estuvo bien, pero pensé que si yo no quería que estuviera en mi casa tampoco debería tener derecho a entrar a la suya. Prometí no volver.

Ayer fuimos. Rompí mi promesa. Una promesa sin sentido, supongo. Me enseñó la nueva construcción y después de meses volví a ver a su perrito precioso, también al otro del que siempre me cuenta. A veces ella hace de las suyas, pero en este momento los recuerdos son agradables :D cuando nos complacía en todo cuando queríamos jugar :D

El viernes el modelo 51 volvió a urgencias :( Me preocupa que siga siendo asintomático. Provoca que mi imaginación cree situaciones dramáticas y así comienza la angustia. Tengo que ir nuevamente al médico a pedirle otra cita.

2 comentários:

. : : Lady White : : . disse...

Lo bueno es q nunca te separaste de ella, solo no hibas a su casa... bueno eso era mucho! pero todo cambia! Gracias a Dios
Saluditos

Anvil Higgins disse...

hay veces que comernos mnustras palabras no nos causa indigestion y si un buen sabor de boca...
:D
un saludote"