quarta-feira, fevereiro 22, 2006

Se acabó.

Pues se acabaron los piquetes por ahora. Nomás me veían que tenía ganas de correr y me decían "¡Qué chillona!" Y es que había escuchado que esas vitaminas dolían... y lo he comprobado. Cuando era pequeña mi papá me compraba lo que yo quisiera con tal de que me dejara inyectar. Ahora no me compraron nada. Bueno, bueno, la verdad es que ya traen yogurth natural para mí. Pero prefiero no tener nada a que me sigan inyectando esas vitaminas.

Acaban de estar aquí mis dos consentidos. Ya viene la época buena del año!!! 15, 4 y 28. Mucha diferencia, pero igual los quiero mucho... tomaré fotos para que nos vean juntitos.

6 comentários:

Asmodeous disse...

¡No todos los "piquetes" son malos! :D

El Enigma disse...

Lo mejor es que ya estas mejor...

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Lili Evil disse...

Jaja, a mí hace mucho que no me inyectan (tómenlo o no como albúr).

Jorge Sosa disse...

A mí también me daban pavor las inyecciones... desgraciadamente, mi cuerpo decidió jugarme una mala pasada y desde hace rato tuve que acostumbrarme... concluyendo que hay cosas peores.

Espero que no tengas que pasar por eso.

Saludos

Asmodeous disse...

Pues a mi creo que nunca me han inyectado... ¡y espero que nunca lo hagan! (Tomenlo como albur jajajaja)

noemi disse...

No te dejes inyectar........... perfora las pompisssssssssssss.........