domingo, fevereiro 19, 2006

En la imaginación.

Tengo una carpeta llena de pláticas de otros tiempos. Cometí el error de no desaparecerla antes. Hoy leí una conversación. En este momento ya no existe en mi carpeta de archivos.

Esta noche ya es tarde. No me interrumpió mi hermana. No vendrá hoy. Y al leer eso me doy cuenta de que me dejé convencer por alguien. Y me doy cuenta de que sigo igual. Me doy cuenta de que ya no estás, que antes solía conversar contigo mucho tiempo. Y las decisiones duelen. Las tomadas por tí o las tomadas por mí. Y los tiempos ya no vuelven. Y ahora ya no tengo ganas de nada. ¿Será que no habrá alguien que lo logre de nuevo? No tengo idea. Creo que mejor me voy a dormir. Está sucediendo lo que no quería que sucediera. ¿Qué estarás haciendo? ¿Dónde? ¿Te acordarás de mí? Vaya manía!!! Al final nisiquiera puedo ponerte nombre. Al final no puedo decirle esto a nadie. Al final nunca exististe.

Necesito una droga diferente. Las conversaciones como drogas me gustan, pero ahora no hay nadie. El interés termina. La novedad pasa. Como siempre. Y no quiero verme "romántica" pero en esa plática, entonces, se notaba que querías conversar conmigo. Me da risa pensar que te trataba "de tú". Bueno, siempre a quien más confianza le tengo le hablo de "usted".

¿Alguna droga que no baje la presión que me puedan recomendar? Espero sus sugerencias. Es necesario.

2 comentários:

Lili Evil disse...

Mmmm, pues mis drogas son platicar, caminar, leer, tomar café, cerveza, comer chocolate; sentarme, cerrar los ojos y escuchar atentamente cualquier sonido; hacer que alguno de mis brazos levite cuando estoy relajada.
¿Te sirven de algo?

Sola en el universo. disse...

Gracias Lili, ando en el análisis de estas drogas y en espera de más para escoger. Mientras tanto sufro mareos y regaños por estar mal (como si yo lo quisiera). Mientras no me den ganas de tejer chambritas todo está bien ;)